lunes, 22 de julio de 2019

Mi viaje ácido con Groucho - por Paul Krassner




Con motivo del fallecimiento de Paul Krassner (ayer, 21 de julio), leyenda de la contracultura y editor de la mítica The Realist, decidí traducir esta jugosa nota escrita por él a comienzos de la década de 1980.

El artículo originalmente fue publicado en High Times Magazine, en febrero de 1981.  Tomado de la publicación digital en The Psychedelic Shakespeare Solution.

Traducción: Mazzu





Mi viaje ácido con Groucho



por Paul Krassner

“Siempre quédate en tu propia película” - Ken Kesey



Si se toma el nombre de cierto ex vicepresidente, Spiro Agnew, y revuelve las letras, puede reorganizarlo para que diga Grow A Penis (desarrolle un pene). Dicha adecuación puede causar estrías permanentes a tus límites de la coincidencia. Después de todo, cuando el senador Charles Goodell se pronunció en contra de la guerra en Vietnam, fue Agnew quien lo llamó “la Christine Jorgensen (la primera transexual famosa) del Partido Republicano”, comparando así el poder militar con la mera presencia de una verga.

Hace años, cuando Mike Wallace me entrevistó para 60 Minutes y me preguntó sobre la diferencia entre la prensa underground y los medios de comunicación tradicionales, le conté sobre el anagrama anterior y dije: “la diferencia es que podría imprimir eso en The Realist, pero será borrado en la edición de este programa”.

Mi predicción fue precisa, por lo que, naturalmente, me prometí inmediatamente no aparecer en ningún programa de televisión nuevamente sin estar colocado. Lo que a su vez explica por qué comer hongos mágicos era prácticamente un requisito previo para que me entrevistara con Tom Snyder.

Ahora, Andy Friendly estaba haciendo su trabajo leyendo el número “Sex and Dope” de HIGH TIMES en septiembre de 1978. Como productor del programa Tomorrow, siempre estaba buscando posibles invitados, y había allí una entrevista particularmente extraña conmigo sobre ese tema, así que me llamó para invitarme al programa.

Hubo algunas conversaciones telefónicas previas para explorar las áreas que podría cubrir la entrevista televisada. Surgió el tema del uso de drogas y dije: “bueno, tal vez podríamos hablar de mi viejo chauvinismo psicodélico. Tomé el LSD en todo tipo de situaciones inusuales: cuando testifiqué en el Juicio por Conspiración en Chicago; en el Johnny Carson Show – Orson Bean era el anfitrión invitado – fui una especie de guía para Groucho Marx una vez; mientras estaba investigando el caso de Manson tomé ácido con algunas mujeres de la familia, entre ellas Squeaky Fromme y Sandra Good. Era una especie de periodismo participativo...”

La entrevista fue programada para el 30 de noviembre.

“Ese día es mi cumpleaños”, me dijo Abbie Hoffman, todavía fugitivo, “¿Me desearías un feliz cumpleaños en el programa?”

El programa Tomorrow me pagó el vuelo de San Francisco a Los Ángeles y una limusina con chofer me llevó a un lujoso hotel, donde procedí a ingerir esos hongos mágicos. Mi estado de ánimo era intensamente sensual. Lo que realmente quería era un exquisito masaje. Llamé a una vieja amiga que es masajista profesional.

Dado a que ella también era una antigua amante, no es del todo sorprendente que empezáramos a coger en la cama incluso antes de que ella instalara su mesa. Finalmente, rompió el dulce silencio de nuestra satisfacción post-coito con este susurro: “pero tendré que cobrarte por el masaje”.

Noviembre de 1978 fue el mes de aquella masacre atroz de Jonestown y, una semana más tarde, el asesinato político del alcalde de San Francisco, George Moscone y el del supervisor gay Harvey Milk, en manos del ex policía Dan White. Los hongos realmente se estaban poniendo intensos cuando Tom Snyder, que tiene una mente de FM en un cuerpo de AM y aparentemente estaba haciendo su versión de la imitación que Dan Aykroyd de Saturday Night Live hacía de él, me pidió, en efecto, que justificara a San Francisco como el escenario de tal horror secuencial.

“Lero, lero” comencé, “mi ciudad es más violenta que la tuya...”

Cuando me preguntó sobre el viaje ácido con Groucho, respondí: “bueno, hay un contexto completo” pero, debido a las exigencias del ritmo televisivo, apenas nos habíamos metido en el tema cuando Snyder quiso saber sobre mis seis meses como editor de Hustler y qué fue lo que dije a los Hare Krishna del aeropuerto. Sin embargo, justo antes de que terminara el programa, logré recordar desearle a Abbie Hoffman un feliz cumpleaños.

Recientemente, un editor de HIGH TIMES recordó haber visto esa entrevista en la televisión y me invitó a escribir la historia, que finalmente completa este ciclo de mediático.

La conexión Timothy Leary



Piensen en esto como una pieza de historia de combate. Para comprender completamente el contexto en el que se ha llevado a cabo esta batalla por la voluntad, uno necesita volver sobre el perfil cronológico de G. Gordon Liddy desde su papel como el abogado del distrito de Poughkeepsie que allanó la mansión de Millbrook donde el LSD era un sacramento experimental, hasta su función como agente de la CIA que se ofreció para asesinar a Jack Anderson en nombre de la administración de Nixon.

Si a Liddy le hubieran dado el visto bueno, el columnista Anderson no habría aquí para avergonzar a la administración de Carter para que no invadieran Irán, y podríamos estar en medio de la Tercera Guerra Mundial en este preciso momento.

En 1963, en mi calidad de editor y bastardo zen de The Realist, asigné a Robert Anton Wilson para investigar el juego que se jugaba en Millbrook. En mi calidad de cómico y virgen de las drogas, me había estado burlando de cosas que nunca había probado.

Wilson regresó y me presentó nuestra historia de portada, “Timothy Leary y su bomba H psicológica”. Después de que se publicara, Leary me invitó a pasar un fin de semana en Millbrook. Trabajando con él estaban Ralph Metzner y Richard Alpert. De alguna manera, a pesar de todos los elementos de religión oriental, la escena era bastante estadounidense. Incluso este nivel superior de la jerarquía psicodélica consistía en un católico, un protestante y un judío.

Sin embargo, estaban realizando una tarea cósmica, este trío de doctores inconformistas, ayudando a difundir la expansión de la conciencia en medio de un imperio sadomasoquista cuya perpetuación dependía de la contracción masiva de la conciencia.

Originalmente, la CIA tenía la intención de utilizar el LSD como un medio más para manipular a la población. Ese escenario fracasó. Una generación que confiaba en sus amigos más que en su gobierno se desprogramó de la sociedad que los había formado y luego se reprogramó en una variedad infinita de encarnaciones.

Los think tanks no habían formulado un plan de contingencia para esta contracultura que se negaba al lavado de cerebro para convertirse en zombis consumidores y militares. Esta – ¡mutación! – debía ser desacreditada.

El LSD influyó en la música, la pintura, la espiritualidad y el mercado de valores. Tim Leary me hizo escuchar una llamada de un corredor de Wall Street dándole las gracias por iniciarlo en el ácido, ya que le había dado el coraje de realizar ventas al descubierto.

Leary sentía cierto orgullo por las personas famosas que él y sus asociados habían introducido a la poción mágica. Cary Grant se había convertido en padre a los 74 años gracias al LSD, y de la misma manera, Herman Kahn, del Instituto Hudson, hablaba ahora de “espasmos” de información.

Años más tarde, llevé a Kahn por un recorrido ligero por el Lower East Side. Nos detuvimos en una librería. Entre las compras impensables se encontraba  LSD and Problem Solving (El LSD y la resolución de problemas) de Peter Stafford.

Mientras tanto, me había convertido en un fanático cabeza-de-ácido, un propagandista público. Escribí mucho sobre el LSD. A veces, me subía al escenario al comienzo de una actuación, compartiendo verbalmente mi viaje con la audiencia, esperando poder reírme mientras mantenía mi malabarismo al mismo tiempo sin dejar caer ningún cromosoma y dañarlo.

La conexión Charles Manson

Hay una banda de new wave cuyo nombre en sí, Sharon Tate's Baby, es un homenaje a las distorsiones del tiempo en todas partes. Ya hace casi una docena de años que Charles Manson, verdugo y víctima engendrado por el sistema penitenciario, envió a su pervertida comunidad para mutilar y matar a un grupo de personas en la privacidad de su hogar. Entre los muertos estaba Sharon Tate, una actriz embarazada.

Su esposo, Roman Polanski, director de Rosemary's Baby estaba fuera del país en ese momento. Ahora está de nuevo fuera del país, esta vez para evitar el procesamiento por consorcio carnal con una voluptuosa menor de 13 años.

Los jóvenes idealistas que se dirigían al Festival de Woodstock ese fin de semana de verano del '69 pasaban al lado de los puestos de periódicos  con titulares sobre el sangriento asesinato múltiple. No surgieron todos los detalles. Otros muertos:

– Jay Sebring, peluquero, dealer de marihuana y cocaína
– Voytelc Frokowski, quien junto Sebring se estaba preparando para convertirse en distribuidor estadounidense de MDA;
– Abigail Forger, heredera cafetera, novia de Frokowski y activista del primer alcalde negro de L.A., Tom Bradley, estaba muy lejos de la imagen conservadora de la Sra. Olson en los comerciales de televisión de su padre.

Manson era un ecléctico. Tomó prestadas técnicas de análisis transaccional y Cienciología por igual. Incluso había un E-Meter (detector de mentiras) cienciológico en el rancho del ciego donde Charlie mantenía su harén. Él utilizaba el sexo, la música, el aislamiento, el ritual y la simulación – todo lo que funcionara. Era un proxeneta y un hipnotizador. Dispensaba tabletas de LSD como si fueran golosinas para perros de liberación retardada.

Entrevisté a Preston Guillory, quien había sido ayudante en el Departamento del Sheriff de Los Ángeles cuando finalmente reventaron el rancho Manson. Declaró que antes de los asesinatos se les había dicho que dejaran tranquilo a Charlie, a pesar de las quejas por violaciones a la libertad condicional (incluida, irónicamente, la violación estatutaria – estupro), porque “algo importante estaba por pasar”.

“¿Por qué te dieron esa orden?”

“No lo sé”, respondió Guillory. “No cuestionamos a nuestros superiores”.

“¿Al menos has especulado sobre la razón?”

“Oh, solo pensamos que iban a matar a miembros de las Panteras Negras”.

Así, el racismo de los sheriffs los convirtió en colaboradores de Charles Manson, que había querido iniciar una guerra racial. Él instruyó a sus seguidores para que dejaran pistas que hicieran parecer que los responsables de los asesinatos habían sido militantes negros. Cuando la familia fue arrestada, sin embargo, simplemente sirvió para darles mala reputación a los hippies.

Antes de que Willie Nelson hiciera que ese look fuera respetable nuevamente, estaba John Linley Frasier, un loco de las montañas de Santa Cruz que llevaba el pelo largo y bandana, que estuvo involucrado en un impresionante asesinato en masa un año después de Charles Manson. Más tarde se convirtió en el compañero de prisión de Manson, mencionando en una carta que “Charlie y yo todavía estamos tratando de averiguar cuán largas habían dejado nuestras correas y quién ha estado orinando en ellas...”

Y así sucedió que Charles Manson estaba encerrado en confinamiento solitario en la prisión de Folsom cuando un nuevo preso fue colocado en la celda contigua. Era Tim Leary, recién llegado luego de ser perseguido por todo el mundo. Finalmente fue capturado junto a Joanna Harcourt Smith, quien luego admitió haber trabajado para la Agencia de Control de Drogas.

“Te sacaron de las calles”, informó Manson a Leary, “para que yo pudiera continuar con tu trabajo”.

Charlie no podía entender cómo Leary le había dado ácido a tanta gente sin tratar de “controlarlos”. Sin embargo, recuerdo un cierto interés personal que Leary tenía por haber sido un catalizador para la transformación de dichas personas. Disfrutaba de la influencia que había ejercido en el cambio de actitud hacia el LSD que Henry Luce había aportado a Time y Life.

Pero, una vez, Leary comentó: “considero a Otto Preminger uno de nuestros fracasos”.

La conexión Otinger Preminger



El FBI ha tenido mala prensa últimamente. Han sido acusados ​​de incitar a Jean Seberg al suicidio. Los documentos demostraron que habían difundido la historia de que estaba embarazada de un líder del Partido de las Panteras Negras. Luego, para defenderse, el FBI lanzó la grabación de una conversación telefónica en la que Jean Seberg le dice a un sorprendido Black Panther lo contento que debería estar de que ella estuviera llevando su bebé.

Es suficiente para que los lóbulos izquierdo y derecho de tu cerebro empiecen a coger entre sí. ¿Cuál será la siguiente capa de realidad? ¿Revelará otro documento que el miembro de las Panteras Negras era en realidad un agente encubierto?

Pero el FBI no fue el primero en jugar con el destino de Jean Seberg. Ella fue elegida originalmente por Otto Preminger entre miles de concursantes para el papel protagónico en su película Juana de Arco. Mientras la quemaban en la hoguera, sus prendas realmente tomaron fuego. Jean Seberg gritó con tal pasión por la supervivencia en ese momento que parecía imposible toda eventualidad de suicidio.

Y Otto Preminger, gracias a su corazón profesional, sabía que esta era una escena que tenía en la primera toma.

Me encontré con Preminger en dos ocasiones. La primera fue en 1960. Estaba dirigiendo un panel de censura para Playboy. Preminger había desafiado el sello oficial de aprobación de Hollywood al no censurar The Moon Is Blue. En retrospectiva casi no parece un acto valeroso, pero Preminger se negó a eliminar la palabra “virgen”.

De todos modos, al final de nuestra entrevista, preguntó: (acento austríaco) “Cuanto transcrrifas esto, ¿fas a arreglar el inglés mío?”

“Oh claro”, respondí rápidamente. “Por supuesto”.

Me fulminó con la mirada y gritó: “¿Porr qué? ¿Qué tenerr de malo inglés mío?”

La segunda vez que vi a Preminger fue una década después. Ambos habíamos sido invitados al programa de Merv Griffin (Orson Bean era el anfitrión invitado nuevamente). Yo había tomado mescalina para la ocasión. Otro invitado era el comediante Jackie Vernon. Refiriéndose a la longitud de mi cabello, dijo: “¿Por qué no te das un buen baño?”

Nunca nadie me había preguntado eso en la televisión. Más tarde, (...) George Carlin aportaría una sugerencia estilo Aikido “deberías haber dicho: ‘Gracias, Jackie, no lo había considerado’”, pero en ese instante me atrapó con la guardia baja y me quedé en silencio. Lo mismo hizo la audiencia. La tensión fue rota por Otto Preminger.

“Essa ess la enferrmetat de nuesstrra ssocietat, essa actitud esterreotípica”.

Ahora el público aplaudió. Y luego nos fuimos a un comercial. Hay un ritmo definido que un director pone a un programa de televisión...

Entre esas dos ocasiones, Otto Preminger hizo una película llamada Skidoo. Era una propaganda pro-ácido, disfrazada como una comedia de aventuras.

Y el papel de Dios fue interpretado por Groucho Marx. Recientemente Tim Leary me confesó alegremente: “Otto Preminger me engañó. Esta mucho más en la onda que yo”.

La conexión Lenny Bruce



Steve Allen se convirtió en el primer suscriptor de The Realist en l958. Él envió varias suscripciones de regalo, incluyendo una para Lenny Bruce, que estaba ocupado luchando contra la etiqueta de prensa “cómico enfermo”. Lenny y yo desarrollamos una estrecha amistad. En 1962, Playboy me asignó como editor de su autobiografía, How to Talk Dirty and Influence People, que estaban serializando.

Viajar con Lenny Bruce era una delicia increíble. Verlo moldear sus percepciones de la vida diaria en rutinas cómicas para el escenario fue pura educación teatral. Pero a medida que la sala de audiencias se convertía cada vez más en su entorno cotidiano, las contradicciones de la ley se convirtieron cada vez más en el lienzo de su oficio.

Aunque Lenny fue una tremenda influencia para mí como artista, yo no estaba en absoluto en la onda de la droga en ese momento. Una vez le pregunté sobre la aparente inconsistencia entre su estilo de vida libre y su forma de detener todo para meterse un chute. Él respondió: “bueno, uno tiene que parar para comer, ¿no?”

Describía que la heroína era “como besar a Dios”. ¿Y quién podría culparlo por eso?

En el invierno de 1964, colocado con una combinación de DMT y LSD, Lenny cayó hacia atrás a través de la ventana de su habitación de hotel en San Francisco. En el preciso momento en que estaba suspendido en el aire, exclamó: “¡El hombre se elevará por encima de la regla!” Luego se rindió a la ley de la gravedad y se desplomó contra la acera de abajo. Tuvieron que enyesarle ambas piernas y por un tiempo se convirtió en el Ermitaño de Hollywood Hills.

Alrededor de ese tiempo, Jerry Hopkins, que había abierto la primera head shop en L.A. y que más tarde se convirtiera en el biógrafo de Elvis Presley y Jim Morrison, estaba produciendo el show de Steve Allen. Él me organizó una presentación de una noche en el teatro Steve Allen. Lenny Bruce estaba en la audiencia, y también Groucho Marx.

En un momento en el programa yo estaba hablando de la importancia de tener empatía por las perversiones de otras personas... Durante la sesión de preguntas y respuestas que siguió, Lenny se puso de pie con sus muletas y me preguntó qué había querido decir con eso.

“Bueno, una vez que estaba sentado en el subte, era hora pico y estaba muy lleno, y las nalgas de una señora mayor no paraban de frotarse contra mi hombro, y comencé a excitarme...”

“¡Estás enfermo!” Gritó Lenny.

“Gracias, señor presidente”, respondí, terminando el programa allí mismo.

Más tarde, conocí a Groucho Marx por primera vez.

“Eso fue muy inteligente, la forma en que terminaste”, dijo. “Además, me estaba poniendo inquieto en mi asiento”.

La conexión Ram Dass



A mediados de la década de los sesenta, me había hecho tan adicto que guardaba toda mi provisión en una caja de depósito de la bóveda del banco. Una vez a la semana me ponía mi camiseta de Cosa Nostra (“¡Apuntamos a complacer!”) y buscaba mi suministro de LSD para regalar, tragar, lo que sea.

Era, para ustedes fanáticos de las marcas, el White Lightning de Owsley – 300 microgramos de una realidad aparte. Compré mi ácido a Dick Alpert para financiar su viaje a la India, donde su gurú le cambió el nombre a Baba Ram Dass. “Ven a joder el universo conmigo”, me invitaba en una postal, pero yo ya tenía un gurú estadounidense: Mortimer Snerd, el muñeco del ventrílocuo Edgar Bergen. Una vez, Bergen le preguntó a su muñeco principal, Charlie McCarthy: “¿Qué estás haciendo?” Charlie respondió: “Nada”. Y luego, Mortimer Snerd dijo con su estilo bobalicón y campechano “bueno, ¿y cómo sabes cuando has terminado?”

De todos modos, Ram Dass siguió buscando la iluminación y que los extraños le besaran los pies, mientras yo me quedé en casa y recibí una llamada de Groucho Marx.

Groucho iba a estar en una película de Otto Preminger llamada Skidoo, que abogaba bastante por el LSD, y él nunca lo había probado, pero no solo tenía curiosidad, sino que también sentía la responsabilidad de no engañar a su audiencia, así que me preguntó si podría yo conseguir algo de buen ácido y si me complacía acompañarlo en el viaje

No me hice rogar.

El ácido con el que Ram Dass – en sus últimos momentos como Dick Alpert – no pudo lograr colocar a su gurú, fue el mismo ácido que tuve el honor de tomar con Groucho Marx. Cuando salí de la bóveda del banco esa semana, respiraba lenta y profundamente para no cagarme de risa en el vestíbulo.

La conexión de Groucho Marx

Ingerimos esas pequeñas tabletas blancas una tarde en la casa de una actriz en Beverly Hills.

Groucho estaba interesado en el trasfondo social de la droga. Había dos artículos que particularmente le hacían cosquillas a su fantasía.

Uno era sobre el día en que se prohibió el ácido. Los hippies estaban en las calles esperando el minuto exacto señalado para atacar, así que todos podían  tragar públicamente su LSD en el segundo exacto que se volvía ilegal.

La otra era sobre un autobús turístico que recorría Haight-Ashbury y los pasajeros trataban de tomar instantáneas de las criaturas alienígenas locales, quienes a su vez sostenían espejos frente a las ventanas del autobús para que los turistas se vieran a sí mismos enfocando sus cámaras.

Le conté a Groucho que lo primero que le vendí al viejo show de Steve Allen era un sketch llamado Unsung Heroes of Television. Entre los héroes había un individuo cuyo único trabajo era escuchar atentamente durante media hora hasta que alguien dijera la palabra secreta en You Bet your Life y luego dejar caer el pato de señuelo cuando la palabra fuera dicha.

Me contó acerca de uno de sus competidores favoritos “un caballero con cabello blanco, entrado en años, pero un tipo jovial. Le pregunté qué hacía para conservar su carácter alegre. ‘Bueno, le diré, Groucho.’ Dijo ‘cada mañana me levanto y tomo la decisión de ser feliz ese día’.”

Tuvimos largos periodos de silencio y de escuchar música. Yo estaba acostumbrado a poner rock 'n' roll mientras viajaba, pero la colección de discos era de álbumes de música clásica y espectáculos de Broadway. Después de escuchar Cantata No. 7 de Bach Groucho dijo: “puede que sea judío, pero estaba viendo las más hermosas visiones de catedrales góticas. ¿Crees que Bach sabía que estaba haciendo eso?”

Más tarde, estábamos escuchando la banda sonora de una comedia musical, Fanny. Había una canción llamada Welcome Home, donde la letra dice algo como “bienvenido a casa, dice el reloj”, y la silla dice “bienvenido a casa”, y también lo hacen varios otros muebles. Groucho comenzó a representar cada línea como si en realidad estuviera siendo recibido por el pato, la silla y lo demás. Era como un niño, encantado por su propia capacidad para responder a la música de esa manera.

Hubo un momento en que nuestra conversación de alguna manera entró en un espacio negativo. Groucho estaba igualmente amargado con las instituciones como el matrimonio (“es como arenas movedizas”) y con personas como Lyndon Johnson (“ese cabeza de patata”). Al final, le pregunté: “¿Qué te da esperanza?”

Groucho pensó por un momento. Luego dijo una sola palabra: “Gente”.

Después de un rato, él comenzó a reírse solo. Dudé en interrumpir su jolgorio. Finalmente habló: “realmente me gusta mucho esta idea de interpretar a Dios como un viejo verde en Skidoo. ¿Quieres saber por qué? ¿Te das cuenta de que la irreverencia y la reverencia son lo mismo?”

“¿Siempre?”

“Si no lo son, entonces hacer reír a la gente es una malversación de tu poder”

Y justo después de que dijo eso, sus ojos comenzaron a lagrimear.

Cuando volvió de orinar, dijo: “todo el mundo está esperando que ocurran milagros. El cuerpo humano es un maldito milagro”.

Él mencionó que “me enamoré un poco de Marilyn Monroe cuando estábamos haciendo Love Happy. Recuerdo que tuve una erección solo hablando con ella en el set”.

Durante un pequeño refrigerio: “nunca pensé que comer un higo sería la emoción más grande de mi vida”.

Sostuvo y olió un cigarro durante mucho tiempo pero nunca lo fumó.

“Todos tienen sus propios Laurel y Hardy”, reflexionó. “Unos Laurel y Hardy de miniatura, uno en cada hombro. Tu pequeño Oliver Hardy te berrea; dice: ‘bueno, es un buen lío en el que nos has metido’. Y tu pequeño Stan Laurel se pone muy triste: ‘oh, Ollie, no pude evitarlo, lo siento, hice lo mejor que pude’...”

Cinco años más tarde, mi libro How a Satirical Editor Became a Yippie Conspirator in Ten Easy Years fue publicado por Putnam. El editor, William Targ le, envió una copia anticipada a Groucho y él le devolvió una postal tan extraña como halagüeña: “gracias por el libro. Le envío esta tarjeta porque no sé dónde vive el Sr. Krassner. O incluso si está vivo. En cualquier caso, es un libro hilarante y predigo que en un tiempo terminará como el único Lenny Bruce vivo”.

El año después de eso estaba muy metido en mi investigación de Manson. Durante el viaje ácido con tres miembros de su familia, Squeaky Fromme, Sandra Good y Brenda McCann, recibí un cumplido aún más impresionante.

Sandy Good me había visto una vez actuar en The Committee en San Francisco. Ahora me decía: “cuando la gente me preguntaba cómo era Charlie,  yo solía compararlo con Lenny Bruce y Paul Krassner”.

Mi corazón latió de forma bastante extraña.

Sandy había sido una activista de los derechos civiles. Pero Charlie Manson pisoteó sus anteojos, tiró sus píldoras anticonceptivas, remodeló su personalidad y transformó su sistema de valores. Así que ahora ella repetía el racismo de Charlie, y me pidió que le dijera a John Lennon que debía sacarse de encima a Yoko Ono y “casarse con una de su propia especie”.

Nunca me encontré con Charlie Manson, aunque he mantenido correspondencia con él. Sin embargo he escuchado una cinta de su cháchara, y definitivamente usaba el humor como una herramienta para el mal.

Por primera vez entendí en mis entrañas lo que Groucho Marx había querido decir sobre el mal uso del poder de hacer reír a la gente.

La conexión Jerry Rubin

Después de nuestro viaje ácido, tuve solo un par de contactos con Groucho.

El primero era referido al rumor de que había dicho: “creo que la única esperanza que tiene este país es que asesinen a Nixon”. Quería verificar si realmente lo había dicho.

“Lo niego todo”, bromeó, y luego admitió que lo había dicho en una entrevista durante el almuerzo para una revista ya desaparecida, Flash.

“Eh, lo siento, señor Marx, está bajo arresto por amenaza de muerte al presidente. No puedo explicarle cuánto disfruté de A Night at the Opera. Así, venga, simplemente póngase estas esposas de plástico...”

Escribí a la oficina del Departamento de Justicia de los EE. UU. En San Francisco, preguntando sobre el estado del caso contra Groucho, particularmente en vista de la imputación del Black Panther David Hilliard por usar una retórica similar. Aquí está la respuesta que recibí:

Estimado Sr. Krassner:

En respuesta a su pregunta, la Corte Suprema de los Estados Unidos ha sostenido que el Título 18, Sección 87 prohíbe únicamente las amenazas “verdaderas”. Una cosa es decir que “yo” (o nosotros) voy a matar a Richard Nixon cuando usted es el líder de una organización que aboga por matar personas y derrocar al gobierno; otra muy distinta es pronunciar las palabras que se atribuyen al Sr. Marx, un supuesto comediante. Tanto yo como el Fiscal de los Estados Unidos en Los Ángeles (donde supuestamente se pronunciaron las palabras de Marx), opinaron que esta última declaración no constituía una amenaza “verdadera”.

Muy atentamente,

/ s /, / James L. Browning Jr. Fiscal de los Estados Unidos

La segunda ocasión fue en la Feria del Libro de Los Ángeles en 1976, donde Groucho tenía previsto hablar, junto con Tim Leary y Jerry Rubin.

Leary estaba todo vestido de blanco, excepto por una corbata negra. Ahora estaba abogando por las colonias suburbanas espaciales.

“La migración,”. proclamó, “es la herramienta número uno del código de ADN”.

Se especulaba que en realidad esto podía ser una metáfora sobre la forma en que deberíamos comportarnos en la tierra. La planificación utópica para la vida en una estación de paso celestial serviría como modelo para que las personas cambiasen por sí mismas sus instituciones y sistemas en nuestro propio planeta, ya sea que empecemos o no a enviar satélites cubiertos con Astroturf.

Leary le tiró un pequeño palo a Rubin mencionando a un ex radical que decía “mata a tus padres” y ahora había escrito un libro sobre cómo contactar a tus padres fallecidos a través del viaje astral. Rubin había emitido un comunicado de prensa solicitando a los medios de comunicación que no se refirieran a él como un ex líder Yippie. En algún lugar debe haber un titular: “EX LÍDER YIPPIE PIDE QUE NO SE LE LLAME EX LÍDER YIPPIE”

Unos años antes, Jerry Rubin había ayudado a organizar una conferencia de prensa para denunciar a Tim Leary como soplón, aunque Leary insistió en que nunca había metido a nadie en problemas. Ahora, Rubin estaba programado para presentarse en la Feria del Libro la misma noche que Leary, pero la reorganizó para la noche siguiente para evitar una confrontación pública o, peor aún, un abrazo público frente a todos esos flashes ansiosos por dispararse.

Sin embargo, Jerry Rubin sirvió como unificador en la Feria del Libro.

Se había anunciado que Groucho Marx no hablaría desde el escenario en el salón de baile del Ambassador Hotel, sino más bien de uno a uno con las personas cuyos libros estaría autografiando. Esto se convirtió en una escena de descontrol de la muchedumbre. Así que Jerry encontró a la compañera de Groucho, Erin Fleming, y sugirió que si tomaban cierto camino los llevaría directamente al escenario. Ella siguió su consejo.

Groucho parecía frágil y serio, pero estuvo alerta e irreverente cuando el público le hizo preguntas.

¿Está trabajando en una película ahora?

“No, estoy respondiendo preguntas tontas”

¿Cuál fue su película favorita?

“Duck Soup”

¿Nixon?

“Debería estar en la cárcel”.

¿El humor es un tema importante en la campaña presidencial?

“Sácate el dedo de la boca”.

¿Con qué sueña?

“No contigo”.

¿Qué le inspira a escribir?

“Una pluma estilográfica; un trozo de papel”.

No podía soportarlo más. Grité: “Groucho, ¿qué te da esperanza?”

Esta vez dijo: “El mundo”.

En el auditorio apenas quedaba espacio para estar de pie, pero un hombre se sentó en el suelo en lugar de sentarse en el asiento que ocupaba un muñeco de goma de Groucho Marx.


**************




miércoles, 22 de noviembre de 2017

Charles Manson y los Hechiceros Secretos del Tío Sam (por Chris Knowles)

Charles Manson y los Hechiceros Secretos del Tío Sam

Por Christopher Knowles

Traducción: Mazzu (tomado del blog The Secret Sun)




Charles Manson, una prueba beta relativamente temprana para el ahora familiar arquetipo del Joker, murió a la edad de 83 años. Un estafador de morondanga que pasó toda la vida tras las rejas, Manson fue acusado de ser el autor intelectual de dos espantosas matanzas, llevadas a cabo aparentemente con la esperanza de desencadenar una guerra racial que llamó "Helter Skelter", así bautizada por la famosa canción de los Beatles del "White Album", que Manson amaba.

Probablemente ustedes conozcan la versión oficial de la historia de Manson, y apostaría a que algunos también conocen muy bien las versiones no oficiales.

Para mí, Manson solamente fue un vándalo carcelario carismático que resultó útil por un tiempo para ciertas partes. Hizo lo que tenía que hacer, fue paseado frente a las cámaras de televisión y luego fue arrojado nuevamente tras las rejas, donde se sentía más cómodo y seguro.

¿Tres comidas y un catre y un desfile de periodistas crédulos a quienes bolacearles de vez en cuando? ¿Una corriente interminable de fan-mail de imbéciles mentalmente enfermos? Charlie logró un nivel en el Nirvana del Estafador  por el cual los swamis más versados matarían.



Como él mismo admite, Manson era un don nadie, un don nadie absoluto, y probablemente habría permanecido así si no hubiera aparecido en ciertos círculos en San Francisco en un momento en que se había puesto en marcha un gran y ambicioso nuevo Proyecto.

Este Proyecto reuniría una serie de perdularios carismáticos como Manson, les daría todo lo que necesitaran en cuanto dinero, droga, lo que les gustara coger y, por supuesto, montones y montones de atención de los medios.

De ahí que tuviéramos a un parásito del mundo del espectáculo y un mentiroso crónico como Howard Stanton  Levey reinventado como el fundador de la Iglesia de Satán Anton Szandor LaVey. Cuando no estaba difundiendo la palabra satánica en los medios de comunicación de alto perfil, LaVey esencialmente oficiaba de anfitrión de fiestas sexuales fetichistas. Las cuales casi seguramente eran grabadas por el Departamento de Policía de San Francisco, del cual LaVey era un informante pago.

Teníamos a Kenneth Wilbur Anglemeyer, alias Kenneth Anger, un prodigio cinematográfico echado a perder, cuyo trabajo fetichista y marginal fue financiado abiertamente por el barón petrolero J.Paul Getty Jr., la Fundación Ford y otros villanos de Bond.

Y teníamos a una despistada ama de casa convertida en estrella como Sybil Leek, reinventada como la Maravillosa Bruja del Oeste y festejada como la realeza en los talk-shows estadounidenses. Y la lista continúa.

Todo era parte del Proyecto, todo parte de la Agenda General.

Así que un tipo como Manson, cuya trayectoria no lo hubiera llevado a ninguna otra parte que a punguear y buchonear en la cuadra – en efecto se codeó con los grandes del mundo del espectáculo, estrellas de rock y productores de películas. Gente que de lo contrario nunca hubiera siquiera meado a Charles Manson si hubiera estado en llamas.

Manson y su zaparrastrosa banda de chicas suburbanas privilegiadas en medio de sus primeros ataques esquizofrénicos se encontraron refugiados en un rancho de la televisión, vigilado por Tex Watson, un exitoso chico de fraternidad que aparentemente lo abandonó todo para "encontrarse a sí mismo". O algo así.

Manson correctamente señala que nunca mató a nadie. Los sociópatas fríos como Watson y Susan Atkins probablemente no necesitaron mucha incitación y generalmente se concuerda que los asesinatos se habían cometido para convencer a la policía de que Bobby "Cupido" Beausoleil, un prodigio musical atrapado en una transa fraudulenta de drogas con unos motoqueros enfurecido, de hecho era inocente del asesinato del maestro de música, el traficante de drogas Gary Hinman.

Quién fue exactamente el blanco del raid criminal y por qué, por supuesto, es otro tema. Y lo que ciertas partes sabían de todo esto es otro tema más.

Probablemente estén viendo muchas cosas sobre Manson en su feed diario, por eso pensé en retomar esta entrega de la serie "Uncle Sam's Secret Sorcerers" para ofrecer otro punto de vista, uno que tal vez no estén viendo tan a menudo.



En 1969, el infierno realmente se había desatado en EEUU.

Una guerra profundamente divisiva y cada vez más fútil, asesinatos y disturbios simultáneos que paralizaban las principales ciudades, violencia generalizada en la Convención Nacional Demócrata y una creciente epidemia de drogas duras como el speed y la heroína llevaron al país al punto de inflexión. [1]

Y cada vez más, los actos de violencia aparentemente aleatorios y horribles de asesinos "seriales" y "raids" criminales llenaban los titulares.

La cultura pop estaba cada vez más dominada por temas de terror, magia negra y satanismo, desde películas hasta bestsellers de ficción e incluso la televisión y los cómics. Al mismo tiempo, el dispensacionalismo apocalíptico se elevaría desde los márgenes fundamentalistas al mainstream, con best-sellers como The Late Great Planet Earth de Hal Lindsey.

Era como si todo el país hubiera caído bajo un hechizo particularmente maléfico. Coincidiendo ampliamente, por extraño que parezca, con la creación del Proyecto MK-OFTEN.

EL MAGO

El convicto vitalicio Charles Manson abandonó San Francisco y se dirigió a la costa para finalmente relacionarse con el Beach Boy Dennis Wilson, quien organizó sesiones de grabación para Charlie con el productor Terry Melcher. Pronto, estrellas como Jimi Hendrix y Neil Young venían a echar un vistazo a este loco freak callejero y sus poemas/canciones en gran parte improvisados.

Wilson llamó a Manson "el Mago".

Manson reunió un séquito a lo largo del camino, en su mayoría jóvenes callejeros jodidos, pero se encontró en Los Ángeles con los mismos problemas que enfrentaban los hippies en San Francisco. De alguna manera, Manson consiguió un aguantadero para él y su "Familia" en el Spahn Movie Ranch, donde los productores de Hollywood solían filmar películas del oeste. Más recientemente lo habían usado programas de televisión como Gunsmoke antes de que cayera en ruinas.

Un lugar interesante para ser ocupado por un ex convicto vagabundo y sus amigos de la calle.

Coincidentemente, los presuntos asociados de Manson y vecinos de San Francisco, la Iglesia del Proceso del Juicio Final, abrirían una sucursal en Los Ángeles poco después de que Manson y su séquito llegaran al área. Incluso más coincidentemente, el Proceso terminaría moviéndose en algunos de los mismos círculos que Manson y, al igual que Manson, también tratarían de reclutar a Terry Melcher para su causa.

Según Adam Gorightly, el Proceso "permaneció a la vista del público hasta unos días después del asesinato de Robert Kennedy el 5 de junio de 1968, después del cual desaparecieron misteriosamente de la vista".

Sharon Tate viajaría a Inglaterra en 1965 para aparecer en Eye of the Devil, uno de los muchos thrillers ocultistas producidos en la década de 1960 y una especie de prototipo para The Wicker Man.

Ella se ganó el papel de una manera muy similar a la que se ve en Rosemary’s Baby: la actriz Kim Novak tenía originalmente el rol, pero se cayó de un caballo y no pudo completar la película. Tate fue contratada para volver a filmar sus escenas.

Alex y Maxine Sanders, una pareja de brujos famosos y creadores de la "Wicca de Alejandría", fueron contratados como asesores técnicos de Eye of the Devil. Tomemos nota de este detalle.

Uno no puede evitar preguntarse si Tate cayó bajo el hechizo de algún brujo mientras estaba en Inglaterra. A partir de eso su corta vida se llenaría de oscuridad y malos augurios.



Tate con los Sanders

La oscuridad se extendería al círculo social de los Polanski en Hollywood.

Jay Sebring era un estilista famoso y un amigo de los Polanski. Se mudaría a una casa que fuera propiedad de la famosa pareja de Hollywood marcada por la tragedia, Paul Bern y Jean Harlow:

Bern conoció a la actriz Jean Harlow poco antes del estreno de Hell's Angels en 1930... Los dos entablaron una amistad y finalmente comenzaron a salir. Anunciaron su compromiso en junio de 1932 y se casaron el 2 de julio de 1932.

Dos meses después de casarse con Jean Harlow, el 5 de septiembre, Bern fue encontrado muerto con un disparo en la cabeza en su casa de Easton Drive en Beverly Hills, California. El forense determinó que su muerte fue un suicidio.

Harlow murió de insuficiencia renal durante el rodaje de Saratoga en 1937 a la edad de 26 años.

(El cuerpo de la esposa de Bern, Dorothy Millette) fue encontrado en el río Sacramento dos días después de la muerte de Bern. Más tarde se determinó que se había suicidado saltando del barco de vapor Delta King.

En la edición de noviembre de 1960 de Playboy, el guionista Ben Hecht cuestionó el veredicto oficial de la muerte de Bern, causando un renovado interés en el caso. Hecht sugirió que Bern fue asesinado por una mujer no identificada y que la investigación sobre la muerte de Bern había “blanqueado” el tema con un supuesto suicidio.

La triste historia también fue narrada por Kenneth Anger en Hollywood Babylon. Pero la casa sería testigo de más tragedias antes de que Sebring se mudara a ella:

(Sebring) amaba la casa, pero siempre le preocupó el hecho de que se creía que estaba "embrujada". Conocía las historias sobre la muerte de Paul Bern, pero además se enteró de que dos personas se habían ahogado en la piscina.

Un notorio evento subsecuente sucedería cuando Tate se quedó una noche con Sebring en 1966.

Incapaz de dormir, permaneció despierta en la habitación de Jay con todas las luces encendidas. Estaba muy incómoda, aunque no podía explicar por qué. Se sentía "rara"... y cada sonido que escuchaba la asustaba.

Daba la casualidad de que tenía buenas razones para estarlo:

¡De repente, una persona a la que describió como un "hombrecillo espeluznante" entró en el dormitorio! Estaba segura de que era Paul Bern. Sin embargo, el hombre la ignoró y vagó por la habitación, aparentemente buscando algo. Sharon se puso su bata y se apresuró a salir del cuarto.

Entonces, las cosas pasaron de atemorizantes a aterradoras:

Sharon comenzó a bajar las escaleras pero a mitad de camino se congeló en estado de shock. Había una figura atada a los postes al pie de la escalera. No podía distinguir si era un hombre o una mujer. Sin embargo, pudo ver claramente que la garganta de la figura había sido cortada. Entonces, la aparición se esfumó.



Tate - y Polanski - tendrían otro encuentro inquietante, esta vez con perros que presuntamente pertenecían a la Iglesia del Proceso, que según los informes se encontraban en el vecindario como parte de un acuerdo de limpieza de la propiedad que arreglaron con un barón de bienes raíces de LA:

Los Polanski habían acordado cuidar al perro ovejero de Patty Duke, y el perro tenía la costumbre de escaparse. Durante la noche de la fiesta, el perro volvió a escapar, y Roman Polanski fue tras él.

En algún lugar colina abajo, Polanski se encontró con un grupo de feroces pastores alemanes pertenecientes - como Sanders lo expresó después de que DeGrimston le pusiera una demanda por difamación – a unos “ocultistas ingleses que estaban en Estados Unidos para promover el fin del mundo”. De alguna manera, durante su intento de recuperar al pichicho de Patty Duke, Polanski se quedó encerrado en un garaje tratando de escapar de la jauría de perros de la secta, y se las arregló para romper una ventana trasera y escapar por la ladera.

Los augurios seguían apareciendo. Poco antes de su muerte, y ya embarazada, Tate tuvo una aventura con un actor llamado Christopher Jones. Más tarde, Jones recordó un encuentro inquietante con la actriz:

"Una noche fuimos a visitar la Fontana de Trevi, y la miré y tuve una fuerte sensación de que iba a morir". Otra vez estaba mirándola y le pregunté en qué estaba pensando, y de repente salió con: 'el Diablo es hermoso. La mayoría de las personas piensa que es feo, pero no lo es’.

Pensé que era extraño en ese momento, pero Roman acababa de hacer la película Rosemary's Baby, así que lo relacioné con eso. Le dije que no debería decir esas cosas porque me ponía nervioso".

Curiosamente, Jones tendría otra experiencia inquietante con una actriz el año siguiente mientras filmaba una película en Irlanda:

Jones fue elegido por el director David Lean en Ryan's Daughter (1970)... Sin saberlo, Christopher, fue drogado durante el rodaje de Ryan's Daughter por Sarah Miles... lo que hizo que Christopher creyera que estaba sufriendo una crisis nerviosa. Jones también estuvo involucrado en un accidente automovilístico, sin saber que había sido drogado. El director y los productores nunca le informaron sobre lo de la droga.

¿Pero qué demonios le pasaba a esta gente? En serio.
  
En cualquier caso, los Polanski supuestamente eran parte de un ambiente de fiestas muy locas, y Tate fue arrastrada a una actividad bastante sórdida por Polanski:

Polanski tenía el poder profesional y personal que Sharon ansiaba y, por lo tanto, se vio inmersa en un mundo de humillaciones frecuentes, sometida a las inclinaciones sexuales de él que incluían drogas, aventuras, orgías y videos caseros de sexo que compartía con amigos.

El ambiente en Cielo Drive llegaría a ser muy extremo, incluso para los estándares de Hollywood. El Daily Mail lo describió como "una puerta giratoria con celebridades pasando, personas desconocidas entrando y saliendo, y orgías alimentadas con cocaína y alucinógenos como la mescalina".

Del libro de Adam Gorightly, The Shadow Over Santa Susana:

En Doris Day: Her Own Story, Terry Melcher es citado diciendo que " los asesinatos tenían algo que ver con la película extraña que Polanski había hecho, y las personas igualmente raras que rondaban por la casa. Sabía que habían estado haciendo muchas películas caseras de porno sadomasoquista allí con bastantes caras reconocibles de Hollywood en ellas.

La razón por la cual yo lo sabía era que había salido con una chica llamada Michelle Phillips, una de las Mamas and the Papas, cuyo ex marido, John Phillips, era el líder del grupo. Michelle me dijo que una noche ella y John cenaron para discutir la posibilidad de volver a estar juntos, y después fueron a visitar a los Polanski en mi antigua casa. Michelle dijo que cuando llegaron allí, todos en la casa estaban ocupados filmando una orgía y que Sharon Tate era parte de ella".



Sammy Davis, Jr., que tendría sus propios coqueteos con el lado oscuro, luego dijo sobre el ambiente de Cielo Drive: "Todos los que estuvieron allí en algún momento u otro han estado en el satanismo".

¿Las actividades de este círculo eran filmadas con fines de chantaje? ¿Los estaban filmando para coleccionistas privados? ¿Se les fue todo de las manos? Gorightly:

Durante las investigaciones subsecuentes en la residencia de Polanski, la policía descubrió varias películas y cintas de video en el armario del dormitorio principal. Algunas de estas películas, según se rumorea, involucraban a un grupo underground de élite hollywoodense que las intercambiaban entre ellos...

Incluso habría rumores más oscuros sobre el ambiente y las películas que se están haciendo allí:

Muchos años después de los asesinatos de Tate / LaBianca, Manson le dijo a un entrevistador, "¿No crees que esas personas merecían morir?... Estaban involucradas en porno infantil". Al igual que las revelaciones de Manson sobre las estrellas de Hollywood, uno debe preguntarse acerca de estas acusaciones de que Polanski ganaba dinero con la pornografía infantil, ya que las afirmaciones de Charlie son anteriores a la revelación del caso de violación de una menor de edad en 1977 por parte de Polanski.

¿Estas películas estaban vinculadas de alguna manera a los asesinatos? Más tarde surgieron historias de que Manson y su mano derecha Tex Watson se ofrecían a sí mismos y a la Familia como sicarios a sueldo.

Antes de los asesinatos, Manson fue visto en la propiedad de Cielo Drive, como si estuviera haciendo un reconocimiento. ¿Alguien estaba preocupado de que apareciera su cara en una de esas películas?

En un momento dado, dos periodistas se acercaron al equipo de defensa de Manson informándoles que ciertas personas en Hollywood estaban preocupadas de que el caso pudiera causar un escándalo en la industria del cine. Los reporteros dijeron que muchas cintas pornográficas, muchas de ellas caseras, habían sido descubiertas durante la investigación del asesinato de Tate, y que muchas personas influyentes habían pedido al fiscal de distrito que quitara el cargo por homicidio contra Manson, como una forma de mantenerlo callado.

Sin embargo, según los informes, Manson todavía estaba predicando su apocalipsis racial, al menos de acuerdo con algunos de los testimonios que surgieron durante el juicio. Según un relato, él tomó el asunto en sus propias manos, significativamente con un traficante de drogas:

Para junio, Manson le estaba diciendo a la Familia que tal vez tendrían que enseñarle a los negros cómo iniciar el "Helter Skelter". Cuando Manson encargó a Watson obtener dinero supuestamente para ayudar a la Familia a prepararse para el conflicto, Watson estafó a un dealer negro llamado Bernard "Lotsapoppa" Crowe. Crowe respondió con la amenaza de acabar con todos en Spahn Ranch. Manson respondió el 1 de julio de 1969, al dispararle a Crowe en su departamento de Hollywood.

Las drogas jugarían un papel en el asesinato de Gary Hinman por Bobby Beausoleil, aparentemente ordenado por Manson como otro acto en el ritual del Helter Skelter (en la lógica tortuosa de Manson, se suponía que el asesinato sería atribuido a los Black Panthers).

Manson a su vez estaba actuando por orden de la pandilla de motociclistas Straight Satans (¿recuerdan a Harlow y Bern y los Hell's Angels?), que pensaban que Hinman los había estafado con un lote de drogas malas.

A Beausoleil simplemente se le ordenó que consiguiera que Hinman devolviese el dinero de los Satans, un monto de $ 1000, pero se le ordenó matarlo cuando Hinman dijo que no tenía el efectivo.

Extraña y sincrónicamente, un evento paralelo se estaría desarrollando en Cielo Drive, apenas unos días antes de que Watson y sus cómplices aparecieran para asesinar a Sharon Tate y sus amigos:

Un dealer canadiense fue castigado por vender droga mala a Jay Sebring. Según el actor Dennis Hopper, se invitó a veinticinco personas a ver cómo azotaban al dealer y a participar en los azotes. Grabaron el evento en video, ya que tenían otros eventos que implicaban - de nuevo, de acuerdo a Hopper - "sadismo, masoquismo y bestialidad".

Hopper afirma que la policía de LA le informó sobre esto. Las cintas nunca han salido a la luz, pero los rumores en el underground de Hollywood siempre han insistido en que existen... Según Hopper, la humillación pública del dealer tuvo lugar tres días antes de los asesinatos en Cielo Drive, lo cual sería aproximadamente el 5 de agosto.

Los asesinatos en Cielo Drive shockearon a Hollywood (Manson: "Escriban algo brujeril" con la sangre de las víctimas), seguidos de los asesinatos de los LaBianca. Más tarde, circularon rumores de que Rosemary LaBianca había estado involucrada en el tráfico de metanfetamina.

Peter Levenda escribe en Sinister Forces:

Maury Terry plantea un punto importante en su observación de los asesinatos, uno que no puede ignorarse fácilmente: si el Helter Skelter era el verdadero motivo, ¿por qué los asesinatos se detuvieron después de La Bianca?

No había pruebas que vincularan al clan Manson con ninguna de las matanzas; todavía estaban limpios con respecto a Tate y La Bianca, aunque Bobby Beausoleil había sido arrestado por el asesinato de Hinman. Podrían haber continuado su raid asesino del Helter Skelter mucho más tiempo antes de ser detenidos. ¿Por qué solo ese fin de semana de agosto? ¿Por qué solo las cinco víctimas en la casa de Tate (seis, si se cuenta al hijo nonato de Sharon Tate) y dos en la de La Bianca?

La única razón que tiene sentido es que ambos asesinatos fueran ataques por contrato, y que Manson lo disfrazó con lo del Helter Skelter como señuelo para sus jóvenes asesinas... El Helter Skelter era el "programa" de Manson para el lavado de cerebro de sus asesinos; proporcionaba un contexto, y también influyó en su elección de los graffitis sangrientos en cada escena...




Pero otra explicación surgiría después de los asesinatos:

Comuna hippie gobernada por 'Magia negra'
Viernes, 5 de diciembre de 1969

LOS ÁNGELES, 5 de diciembre - "Magia negra"... "Él cree que él, y todos los seres humanos, son Dios"... "No hay crimen, no hay pecado"... "Las mujeres fueron la clave de todo".

Tres amigos de Charles M. Manson usaron esas palabras el jueves para describirlo a él y a la forma en que gobernaba un clan de hippies nómadas en una comuna cercana al Valle de la Muerte.

Los fiscales dicen que buscarán acusar a Manson, de 36 años, de conspiración para cometer asesinato. Varios miembros de su clan están acusados ​​de matar a la actriz Sharon Tate y a otros seis.

Los tres amigos – el minero Paul Crockett, 50; el guitarrista Paul Watkins, 19; y Brooks Poston, 21- brindaron sus descripciones en una entrevista con Los Angeles Times.

"Todo se mantenía unido mediante la magia negra", dijo Watkins, quien ha seguido a Manson desde que se conocieron hacía dos años en el distrito Haight-Ashbury, y el Haven de San Francisco.

"¿No lo crees? Bueno, realmente existe, y es poderosa", dijo Watkins.

"Él (Manson) cree que él y todos los seres humanos son Dios y el diablo al mismo tiempo. Él cree que todos los seres humanos son parte uno del otro", dijo Poston, seguidor de Manson durante dos años.

Y más recientemente surgiría otra teoría para el asesinato de Tate, supuestamente basada en un informe del Servicio de Inmigración y Naturalización de Estados Unidos. En un artículo sobre el libro de Ed Sanders sobre Sharon Tate:

Uno de los cabos sueltos de la historia es el papel de un misterioso culto satánico inglés que estaba activo en Los Ángeles en aquellos años.

El autor descubrió nuevos detalles después de trabajar con el investigador privado de Los Ángeles Larry Larsen, un ex oficial del condado de Los Ángeles que ayudó en la investigación de la muerte de Robert F. Kennedy.

Larsen había sido informado a través de sus asociados de que el grupo satánico inglés había reclutado a Charles Manson para que asesinar a Tate por la información que ella había escuchado sobre el asesinato de RFK.

La idea es que los miembros del culto inglés habían invitado a Sirhan Sirhan a las fiestas de LA y una de esas fiestas tuvo lugar en la residencia de Sharon Tate, donde se realizaron ritos sexuales, junto con un fuerte consumo de drogas.

Según un informe del Servicio de Inmigración y Naturalización, el grupo satanista inglés le había encargado a Manson que matara a Sharon a causa de "algo que ella desafortunadamente oyó, pero que no debía haber oído, sobre Sirhan Sirhan o concerniente a Sirhan Sirhan".

Si Sharon sabía algo o no sobre el asesinato de Robert Kennedy, es un asunto que sigue sin respuesta.



Los enlaces entre Manson y el Proceso están bien documentados. Gorightly:

En Helter Skelter, Vincent Bugliosi contó que Manson alardeaba sobre su relación con y el Proceso, hasta que un día recibió la visita de dos hermanos de la iglesia, el "Padre John" y el "Hermano Matthew". Luego de su partida, Manson parece haber cerrado el pico definitivamente sobre y el Proceso, y desde entonces no ha hecho más comentarios.

Maury Terry, The Ultimate Evil:

Uno de los asesinos de Manson me dijo que la "Familia" de Charlie se reunió con los líderes del Proceso en la casa de la 'Escalera Espiral' (sede del Proceso) cerca de Los Ángeles en 1968. El mismo Manson confirmó esta afirmación en su autobiografía. En una clara referencia al grupo inglés, escribió que conoció a personas que adoraban a "demonios múltiples" (allí).

A pesar de las muchas negaciones de su asociación con la Iglesia y sus seguidores, la revista The Process publicaría más tarde un artículo de Manson:

En la edición de "La muerte" de Process de 1971, apareció un breve artículo de Charles Manson, titulado "Pseudo-profundidad en la muerte", que Charlie escribió durante el curso del juicio Tate /LaBianca. En este artículo, Manson describió la muerte como "conciencia total... Llegando al Ahora... y Paz en la locura de este mundo y el paraíso en mi propio yo".

Esto no era un artículo de noticias, este era un artículo encargado. Lo cual significa que el Proceso contrató a Manson para escribir la pieza, lo que a su vez significa que tenían contacto con él mientras estaba en prisión.

Entonces, ¿qué tenemos aquí? ¿Los asesinatos fueron meros ajustes de cuentas por drogas o se suponía que desencadenarían una guerra racial? ¿O fueron ordenados por un "culto satanista apocalíptico inglés" con enlaces al control mental y el asesinato de RFK?

¿O qué tal si fueran las tres cosas?

DE ISLA EN ISLA

Se está haciendo un gran esfuerzo para rehabilitar a la Iglesia del Proceso y atacar a sus críticos (como Sanders), pero ¿y si la Iglesia fuera solo otra tapadera para actividades más problemáticas, incluyendo las drogas, el control mental y el extremismo político?

¿Qué pasaría si los feligreses de la Iglesia no tuvieran idea de lo que los otros jugadores estaban haciendo detrás de las cortinas mientras ellos realizaban sus locos asuntos sectarios? 



Quizás nunca lo sabremos.

Pero deberíamos ver sus viajes en 1966 de todos modos. Al parecer, fueron de Nassau a la península de Yucatán y de ahí a Nueva Orleans.

Ese es un camino muy interesante de hecho.

Primero Nassau. De un artículo de Christian Science Monitor de 1981 titulado "Bahamas: una isla paradisíaca para los narcotraficantes":

El dinero sucio que fluye del contrabando de drogas ha penetrado en todos los sectores de la economía.

La historia es muy parecida en Nassau, capital de las Bahamas, donde muchas nuevas empresas comerciales financiadas con dinero narco están cambiando la faz del centro de la ciudad.

Luego Yucatán. De un informe de STRATFOR sobre los cárteles de drogas en México:

Mientras que algunas drogas sudamericanas llegan a México por tierra a través de la frontera con Guatemala, la mayoría son enviadas por aire o por barco a lo largo de dos rutas principales. La primera ruta ingresa a la Península de Yucatán mediante pistas de aterrizaje remotas o por el puerto de Cancún y luego cruza la frontera hacia Texas por tierra, aire o mar a lo largo del Golfo de México.

Y después Nueva Orleans:

"Como ciudad portuaria, Nueva Orleans fue una entrada para el contrabando de drogas hasta bien entrado el siglo XX, y la tolerancia histórica de la ciudad con respecto al juego, la bebida y otras conductas resultó conducente al narcotráfico y la adicción", dijo la historiadora del museo estatal Karen Leathem.

¿Qué estaba haciendo exactamente esta secta inglesa, que más tarde establecería sucursales en otras ciudades como Boston y San Francisco, saltando alrededor de estos lugares de narcotráfico?

¿Y por qué exactamente se mezclaría con todos estos aparentes ajustes de cuenta de drogas en Los Ángeles?

Supongo que nunca lo sabremos.

Pero sí sabemos que Nueva Orleans fue también donde se archivó el caso de conspiración sobre el asesinato de John F. Kennedy del fiscal de distrito Jim Garrison, y donde muchos de los actores clave en él tenían su sede, incluyendo al don de la mafia Carlos Marcello.

¿Cómo era aquello de Sharon Tate, otra vez?

Según el informe del INS, este "grupo satánico inglés" supuestamente contrató a Manson para matar a Sharon Tate por algo que escuchó sobre Sirhan Sirhan en estas fiestas.

En una de esas locas y extravagantes coincidencias que solo se pueden atribuir al destino, la Iglesia del Proceso se desarmaría a principios de 1974, poco después de que se supiera que la autoridad operativa de Air America, la aerolínea de la CIA que había estado involucrada en el tráfico de drogas (particularmente desde Sudamérica), fuera cancelada por la CAB o Junta de Aviación Civil.

Cosas raras y extravagantes.


EL TODO DE LA LEY



El Proceso no fue el único culto en el que Manson estuvo involucrado. Otro culto del área de LA entraría en la mezcla cuando una noticia sombría golpeó los titulares.

Resulta que no hubo solidaridad thelémica una vez que los escándalos de la Solar Lodge (Logia Solar) llegaron a los periódicos. Especialmente cuando la palabra mágica "Manson" fue proferida "(El líder de la OTO Grady) McMurtry informó puntualmente sobre Brayton al FBI, casi con seguridad para evitar que sus propios asuntos fueran investigados demasiado de cerca".

Informes sobre la participación de la Familia en la Logia Solar surgieron de otras fuentes también: (Ed) Sanders reportó que al menos cinco fuentes diferentes le informaron que Manson estaba involucrado con el Templo de la Logia Solar... Sanders también afirmó que una casa propiedad de Brayton en el 1251 de West Thirtieth Street en Los Angeles supuestamente era frecuentada por Manson (en realidad se trataba del miembro de la Familia Manson Tex Watson, no de Charles Manson).

Alex Constantine escribió que la Logia Solar era otro eslabón de la cadena apocalíptica mansoniana y utilizaba tácticas similares a las del propio Manson con sus miembros:

El grupo suscribía a una visión del mundo sombría y apocalíptica precipitada por las guerras de razas... La OTO de Riverside, al igual que la Familia Manson, usaba drogas, sexo, psicodrama y miedo para derribar la mente del iniciado y reconstruirla de acuerdo a los deseos del círculo interno del culto.

Los Brayton utilizaron las ganancias del culto para comprar una serie de propiedades en el área de Los Ángeles. No está claro exactamente cómo recaudaron estos fondos. Es difícil imaginar que lo hicieran a través de las cuotas de los miembros, como algunos ex-sectarios han afirmado.

Un ex miembro detalló cuán brutales eran las tácticas de control del líder de la secta, cargos que fueron desmentidos por algunos miembros de la logia:

Candace Reos, ex miembro de la Logia Solar, fue interrogada por la policía en 1969. Ella afirmó que Brayton ejercía el control mental sobre los miembros de la Logia; recordó que a uno de sus miembros se le ordenó controlar sus deseos sexuales cortándose las muñecas cada vez que se excitaba. La Sra. Reos le dijo a la policía que cuando ella misma quedó embarazada, Brayton se indignó y le dijo que tendría que entrenarse para odiar al bebé por nacer.

Reos continuó diciendo que los hijos de los cuarenta y tres miembros del grupo eran mantenidos separados de sus padres, y recibían un "entrenamiento" especial que se daba en "tonos muy severos". Agregó que aquello involucraba "muchas nalgadas, y encierro en habitaciones oscuras". Los castigos de la maestra "dejaban moretones", y a veces los padres de la Orden recibían órdenes de golpear a sus propios hijos.

Después de los titulares sobre el abuso infantil, Brayton y su esposo huirían a México y otros miembros serían encarcelados.

RITUAL



La historia de Manson era una historia de Hollywood, una historia de un Hollywood joven, marginal y enloquecido, y su coqueteo con una nueva clase de comercio bruto que terminó tan mal como cualquier cosa que Kenneth Anger hubiera filmado alguna vez.

Así que tal vez no sea sorprendente que Hollywood se reafirmara rápidamente en la gran tradición de Hollywood.

O tal vez una tradición no tan grande: una película de televisión de 1970 llamada Ritual of Evil, que reseñé previamente el Satellite.

Su trama está llena de paralelismos con el caso de la Familia Manson, aunque ninguno de los detalles en los que la gente normalmente se fijaría. En cambio, parece contener detalles codificados sobre Sharon Tate, la Iglesia del Proceso y el mal ambiente fiestero de Cielo Drive, detalles que no comenzaron a aparecer hasta que Ed Sanders sacó los trapitos al sol con The Family, que fue publicado en 1971, un año después de que esta película saliera al aire.

En Ritual, una joven rica llamada Aline Wiley es descubierta muerta en una playa, y la investigación de su aparente suicidio revela que un culto satánico llamado Capricornio ha estado rondando en Los Ángeles, condimentando el ambiente orgiástico con sacrificios humanos simulados y misas negras. Al principio, la sospecha recae en un cantante folk (interpretado por Georg Stanford Brown) que se aloja en la propiedad de Wiley, ya que recientemente había pasado un tiempo en la cárcel acusado de narcotráfico.
  


Pero Sorrell pronto se entera de que Aline estaba mezclada con Capricornio y que solía llevar hippies a sus fiestas (léase: orgías) y los sometía a desagradables juegos sadomasoquistas teñidos de satanismo. Estos juegos llegan al clímax con el sacrificio ritual de un pobre hippie barbudo, es decir, un émulo de Charles Manson como cordero sacrificial (¿un perejil?) y la propia muerte de Aline.

Todo el caos está orquestado por otras partes, sin embargo, que usan a estos aficionados y a los hippies holgazanes como títeres. Extrañamente familiar de alguna manera...



El ángulo del ‘perejil’ solo se ve reforzado por la aparición de varios Manson Oswalds. Quien escribió esto conocía el asunto. Y su semiótica: nombrar a un culto satánico "Capricornio" sería muy útil si quisieras crear un análogo de la Iglesia del Proceso, teniendo en cuenta que adoraban a Cristo y a Satanás en igual medida. Cristo nació en el signo de Capricornio.

Varios detalles aparecen mientras uno mira Ritual of Evil.



• Antes que nada, la actriz que interpreta al personaje de Sharon Tate es, de hecho, el vivo retrato de Sharon Tate. Su nombre es extraño, Aline. Pero si volvemos a la participación de Tate en Eye of the Devil, recordamos la participación de Alex y Maxine Sanders en esa película.

AL-ex y max-INE = ALINE. ¿Entienden?

Así que no solo nos dicen que es Sharon Tate, sino que nos cuentan lo que ella estaba haciendo y por qué estaba dispuesta a hacerlo. El sacrificio aquí es una referencia obvia a la golpiza del traficante de drogas del Strip y otros juegos enfermizos que Tate presidió.

Tengamos en cuenta que esto salió al aire seis meses después de los asesinatos.

• En segundo lugar, hay una estrella de cine olvidada que merodea por la casa en cuestión (que en realidad es una fabulosa propiedad frente al mar en Malibú). Esta es una referencia obvia (y descortés) a Doris Day, cuyo hijo Terry Melcher alquilaba la casa en Cielo Drive.



• Hay algo de ocultismo genuino en el guión, algo del Libro de la Ley y referencias a Astarté y otras figuras que no escucharíamos citadas en un típico bodrio satánico de Hollywood.

El Proce... perdón, Capricornio se presenta como una organización con una fachada decadente pero esencialmente inofensiva y como una fuerza mucho más seria y diabólica operando detrás de escena. Y como el público solo sabrá mucho más tarde sobre el Proceso, el líder masculino de Capricornio es un poser y un bufón, ya que el verdadero poder reside en su líder femenina.

Fascinante. ¿Qué sabían estos productores sobre el Proceso y el ambiente fiestero en Cielo Drive? ¿Estaban tratando de decirnos algo al respecto aquí? 



• En caso de que no hubiéramos captado la pista de que en realidad estaban hablando sobre el Proceso, incluyeron una subtrama sobre un pastor alemán que era utilizado en los rituales de "Capricornio".



• Y esto es quizás lo más extraño de todo: habiendo conocido y pasado un tiempo con Jacques Vallée, puedo decirles que Louis Jourdan interpreta a un calco de Vallée en Ritual.

Creo que esto y Fear No Evil - ambos como un intento de lanzar una serie propuesta titulada Bedeviled - comenzaron su vida como una serie de temática OVNI sobre Vallée o un personaje tipo Vallée, y que Jourdan estudió grabaciones y videos del ufólogo (que había causado sensación en los años sesenta y era amigo íntimo de Anton LaVey) para prepararse para el papel.

El escritor parece haber leído Pasaporte a Magonia; el personaje de Jourdan adopta un enfoque de tipo jungiano con respecto a las actividades de la secta, e incluso hay un personaje más viejo, más místico, de tipo Aime Michel que es utilizado con fines expositivos.

Jacques Vallee, Anton LaVey, Aime Michel

Ritual of Evil se emitió en febrero de 1970. Piensen en eso por un momento.

¿Qué significa esto?

Dado el tiempo que lleva escribir, preparar y producir incluso una obra para televisión, significa que debe haber sido escrita antes de que Charles Manson y el resto de su Familia fueran arrestados por los asesinatos de Tate-LaBianca.

Puede haber sido escrito antes de los propios asesinatos.

Se fueron de lengua, en efecto.

Ya que uno de los Manson en la película era un "cordero de sacrificio" para el Proc... digo, para la misa negra de Capricornio, ¿qué nos dice eso del perdedor crónico de Charles Manson, que una vez suplicó a las autoridades que lo mantuvieran en prisión porque no sabía cómo vivir en el exterior?

¿A qué ritual se refiere exactamente el título de la película?


CONTINUARÁ






Lecturas adicionales en este blog:




En La Manzana Dorada:





[1] En otras palabras, muy similar a lo de ahora, solo que con medios de comunicación que realmente hacían su puto trabajo y decían la verdad al poder.